sábado, 21 de noviembre de 2015

En Navidad, Regala tu Corazón



Cada diciembre nos encontramos con un ritual, estandarizado en todas partes del mundo, que es obsequiar, a familiares y amigos, con un detalle en señal de cariño.
El origen de esta costumbre se remonta a las sociedades antiguas, y a lo largo de los siglos, ha evolucionado hasta la actual práctica comercial que otorga grandes dividendos. Sin embargo, no debemos olvidar que el verdadero sentido de esa acción de dar y recibir un obsequio es reforzar los lazos sociales. Siendo esto así  te pregunto ¿Cuál será el mejor regalo?
Coincidirás conmigo que no es el más costoso o el más extraño, sino el que realmente cumpla su objetivo: que quien recibe el regalo sienta que el obsequio, viene con una carga de afecto, agradecimiento, admiración o cualquier sentimiento de unión entre ambos. Es por eso que, aunque la parte material del regalo puede ser significativa, sin duda el sentimiento que se deposita en ese envoltorio es lo que realmente percibirá el receptor del regalo.
Con eso en mente ¿Qué has planeado hacer para decirles a tus empleados, a tus amigos, a tu familia, que eres feliz de que formen parte de tu vida? Quizás ya tienes organizada una reunión o una bonificación especial,  o ya estás pensando en esa prenda con que halagarás a esa persona especial o a tus hijos, pero, ¿Cómo le harás saber que junto a ese regalo está un sentimiento más profundo?
Me gusta planear con anticipación cada regalo y detalle, y darle un toque único y memorable, al igual que en mi negocio les ofrezco a mis clientes una “Característica Única de Ventas” que me hace inolvidable para ellos, así mismo, en cada regalo que entrego, hay una búsqueda especial, una preparación para que esa persona se dé cuenta que dediqué tiempo para obsequiarle con algo que demuestre que ocupa un lugar especial en mi corazón.
La mayoría de las veces ni siquiera es necesario que el regalo sea costoso. Los obsequios pueden representar momentos memorables, como una foto que haya inmortalizado un momento especial para alguien, un libro con una dedicatoria manuscrita que diga cuán importante es para ti esa persona. Incluso hay sitios web que invitan a ofrecer regalos originales como masajes relajantes, sesiones de peluquería, u otras experiencias diferentes a los clásicos regalos.
Asimismo el recibir regalos implica reconocer el esfuerzo del otro en buscar un detalle que te agrade, el haber pensado en ti, en definitiva, es buen momento para considerar las bondades del otro y hacérselo saber con claridad.
Cada diciembre nos ofrece la oportunidad de rehacer los lazos familiares, de amistad, con clientes, proveedores o empleados. No la dejes pasar y regala sentimientos: eso es lo que en realidad perdurará en la mente y la emoción de quien lo recibe.