jueves, 19 de febrero de 2015

La "Cosa Única" que cambiará tu negocio



ActionCOACH Lic. María Inés Morán
La forma en que manejas el tiempo, tiene un gran impacto en las utilidades de tu negocio, ¿Te has puesto a pensar la cantidad de horas que se pueden invertir en actividades improductivas e ineficientes? Pues por ahí se fuga una porción importante de nuestros recursos económicos.

De acuerdo a estudios recientes, solamente el 45% de nuestra jornada laboral la dedicamos a las tareas importantes y que aportan valor a la empresa. El resto del día se diluye en reuniones, el correo, las interrupciones, solventar detalles técnicos y otras actividades que roban productividad.

Tal como dice Gary Keller en su libro "The One Thing", sólo la capacidad de despedir  las distracciones y concentrarte en tu "Unica Cosa"   es lo que te permitirá lograr  tus objetivos.  En la gestión de tu tiempo, hay que conocer qué actividad es la que mayor impacto tiene en el campo laboral y tratar de  hacer todo lo posible por desarrollarla, sin dilaciones, de la mejor manera posible, porque al fin y al cabo esa "Unica Cosa" es lo que mejor  sabes hacer.

¿Qué pasa con el resto del equipo? He conocido muchas empresas donde "El Jefe" es muy eficiente y enfocado, con claridad en sus prioridades, que realiza sus funciones rápida y correctamente, pero no logra trasladar ese sistema de trabajo a su grupo, ante lo cual su gerencia se diluye.

No quiere decir que haya que dejar de lado las grandes estrategias para orientarse hacia los aspectos operativos. ¡No!, piensa en grande, pero enfócate en una sola cosa. Nuestro día está inmerso en una serie de asuntos que atendemos simultáneamente mientras estamos trabajando: recibimos llamadas telefónicas, mensajes instantáneos,  o nos llega información a través de las redes sociales, etc. En fín, no logramos una concentración completa y total de lo que hacemos.

Aunque tengamos bien establecidos los sistemas, tus empleados deben priorizar entre la cantidad de actividades que deben realizar y  dedicarse, sin distracciones, a esa "Cosa" especial, que tiene el mayor impacto en el negocio y que es, al fin de cuentas, la que genera utilidades. En otras palabras, la preparación es la clave para sacar mejor provecho del tiempo.

¿Cuánto le cuesta al negocio que tengas un colaborador que no cumple, en el tiempo señalado,  el trabajo más importante para lo cual fue empleado?  Supongamos que esa persona percibe un sueldo de mil dólares por la actividad que desarrolla, y por supuesto retribuye más que esa cantidad en el engranaje de tu cadena de productividad. Pero si transcurren, digamos, hasta tres meses para que logre cumplir ese objetivo vital (Su Cosa), quiere decir que tienes dos meses pagándole sin recibir ningún retorno importante por lo que hace.

Situaciones que hay que evitar:

-Visitas inesperadas. Hay que ceñirse al horario de trabajo y esas interrupciones, aunque pueden ser importantes, te desconcentran.

-Reuniones improductivas: Deben tener un programa establecido, inicio y fin y ceñirse estrictamente al orden del día. Es recomendable limitar las intervenciones a un tiempo pre acordado.

-Desorden. Si destinamos unos pocos minutos cada día a organizar y archivar, nos evitaremos perder tiempo,  que puede sumar  horas, buscando documentos u otros implementos importantes.

-Comunicación ineficaz. Al momento de comunicarnos, hay que hacerlo con la mayor claridad posible y asegurarnos que la otra persona comprendió el mensaje. De la misma forma, hay que escuchar con atención y preguntar si algo no nos queda claro.

No olvides que para ser todo un maestro en el dominio de los tiempos de producción de tu Empresa, hay que concentrarse en la disciplina y el enfoque que toda la organización debe tener para alcanzar los objetivos, dejando de lado aquello que te distrae de la meta. ¡Comienza a disfrutar de los resultados!