martes, 31 de marzo de 2015

Anótate un gol en tu Negocio



ActionCOACH Lic María Inés Morán

La comunicación dentro de tu empresa nunca abunda, lo que si puede suceder es que se comuniquen poco. Pero debes verla como el aceite que mantiene la maquinaria en movimiento. Por eso, los sistemas de información y retroalimentación que desarrolles, serán instrumentos vivos de tu empresa, siempre renovándose, porque a través de ellos fluirá la información necesaria para mantener tu negocio  andando.

Además,  los procesos de comunicación empresarial mantienen la sinergia, entendida como la suma de  las individualidades para crear algo grande, sorprendente. Esa sinergia requiere de un líder que, desde la gerencia, incluya a todos aquellos miembros del equipo que no se sienten completamente involucrados.
Una empresa autocrática tiene pocas posibilidades de innovar,  asi que, aplica tu liderazgo, no para imponer opiniones, sino para impulsar  ideas, para motivar a cada empleado a compartir su criterio.  Al ganar esa retroalimentación, será más fácil implementar cualquier cambio de estrategia o innovación.
Suponte que un equipo deportivo sale a la cancha y algunos de sus jugadores no quieren participar. ¿Te imaginas lo difícil que sería para los que sí quieren hacerlo, cubrir el esfuerzo de sus compañeros que básicamente se quedarán ahí parados? 
Estarás de acuerdo que, de esa forma, es imposible ganar el juego, muy arduo anotar siquiera un tanto. Lo que quiero decir es que, si alguien no hace su trabajo, el resto tiene que cargar con eso, de lo contrario se camina en reversa. Lo  mismo sucede con tu empresa, por lo que  debes incentivar y animar a todos los jugadores para que participen con entusiasmo de los objetivos comerciales que te planteas.
Sabes que en cualquier equipo deportivo, cada jugador tiene un rol, el arquero, el defensa, el medio campo, y, así, todos, aúnan esfuerzos para lograr el triunfo. Lo hacen con pasión y seguros de llevar el equipa la meta. Así mismo,  en tu Pyme, tus empleados, como los jugadores, tienen personalidades e intereses distintos, todos con  ideas fabulosas que aportar, por lo que es necesario  que, por muy diferentes que sean, deban compartir los mismos valores empresariales y un fuerte sentido de compromiso. 

Los jardines, la naturaleza, los paseos al aire libre, un almuerzo en una plaza cercana a la oficina, son sitios propicios para entablar un clima de confianza y reflexión con aquellos empleados que les cuesta asumir el trabajo en equipo.  Es tu responsabilidad buscar las soluciones a los problemas y tomar todas las acciones necesarias que a tu negocio le permita crecer, y esto incluye hasta jugar, con mucho placer, un partido de balompié con tu personal para que recuerden lo importante que es mantener el trabajo en equipo y el objetivo puesto en la arquería. ¡Anótate un gol!