jueves, 4 de junio de 2015

El Dinero del Mundo y los Riesgos



ActionCOACH Lic María Inés Morán

Teniendo en cuenta que las emociones son uno de los elementos principales para realizar una venta, hay que aprovechar los momentos en los que nuestros clientes se encuentran especialmente satisfechos con el buen servicio que les hemos prestado, para ofrecerles la posibilidad de una nueva transacción.  ¿Te parece que de esta manera podrías tener mayor posibilidad de que ya arregles una próxima venta?
Seguramente cuentas con clientes que han quedado impresionados por la atención y la calidad de tu producto o servicio, a los que, quizás, puedas entregarles una rápida encuesta de satisfacción la cual, una vez llena, podría servir de cupón de descuento para la próxima vez que regresen.
Es lo que suele hacer Keila, psicóloga, quien tiene una compañía consultora en temas de selección de personal, clima organizacional y otros aspectos de recursos humanos, que ofrece asesorías y talleres a empresas. Una vez que culmina su actividad, con la entrega del respectivo informe  de resultados, incluye una lista de las próximas actividades que pueden llevar a cabo para mejorar la empresa y los cursos que pueden obtener ahora con un fabuloso descuento si pagan por adelantado.
Muchos restaurantes ofrecen sistemas de prepago donde los comensales pagan por adelantado algunas comidas, bajo la forma de un talonario, que los clientes pueden utilizar dentro de un determinado tiempo y representan una oportunidad de obtener precios realmente económicos en los establecimientos de su preferencia.
Toma en cuenta:
-Siempre está listo para vender, incluso si acabas de hacerlo.
-Ofrece incentivos a la gente para que consuma más veces y en mayor cantidad en tu negocio.
-Agrupa tus productos y haz oferta de paquetes.
Esta estrategia de mercadeo funciona muy bien tanto si vendes algún producto como si prestas un servicio. ¿Ya sabes cómo aplicarla? Pon tu imaginación a funcionar para utilizar esta técnica que te ayudará a aumentar el número de transacciones de tus clientes, basándonos en la ventaja que tienes de que estos clientes ya conocen tus productos o servicios. Recuerda que el dinero del mundo está en manos de gente creativa y que además sabe tomar riesgos.