martes, 9 de junio de 2015

Cásate con tu Cliente



ActionCOACH Lic María Inés Morán
¿Qué opinarías si te dijera que debes “casarte” con tus clientes si esperas tener una relación larga y fructífera con cada uno de ellos?. Los matrimonios, para que perduren en el tiempo, deben estar basados en la confianza mutua, una buena comunicación, y la certeza de que en esa relación estamos obteniendo cosas buenas. De la misma manera hay que hacer sentir a tus clientes si quieres que regresen una y otra vez a tu negocio.
Aquellos negocios donde tienes servicios repetitivos, o aquellos productos que requieren accesorios y actualizaciones, representan oportunidades excelentes para demostrarles a tus clientes, cuan especiales son para ti, ofreciéndoles mejoras o actualizaciones a precios mucho más económicos por haberte comprado ese producto. ¡Que la relación comercial no acabe con la factura de venta y garantía! Invítalo a que regrese en cuanto salga algún accesorio nuevo, o cuando sea necesario actualizarlo, o un descuento si quieren comprar modelos superiores.
Imagínate esto: Si en la sala de juntas de cualquier empresa colocaron, hace dos décadas un proyector de láminas de acetato, éste debió ser sustituido por un proyector de diapositivas tan pronto este producto salió al mercado y, así mismo, al cabo de unos pocos años esa tecnología dio paso a los video beams que también requieren una pantalla. ¿Crees que será la última sustitución tecnológica en materia de exposiciones que vas a ver?, ¿o las pantallas de plasma, la tecnología 3D, pantallas interactivas, la realidad virtual, no introducirán nuevos cambios en la sala de juntas? Estoy segura que un buen proveedor que concibe sus clientes como una relación matrimonial no va a dejarlos abandonados a lo largo de los años y, con seguridad, los mantendrá informados de las actualizaciones y los apoyará comercialmente en las sustituciones de equipos.
Mi consejo es sencillo: Piensa en el largo plazo con cada cliente, puedes sacrificar tiempo o un poco del margen de ganancia de ahora para asegurarte que regresará en breve tiempo. No olvides hacerle ofertas para que regresen por los llamados "periféricos" de tu servicio o compren más productos. ¡Aspira celebrar las "bodas de Oro y Plata" con cada cliente, y disfruta los ingresos que eso implica para tu negocio!