jueves, 11 de junio de 2015

Un Tiempo para Hablar con tu Cliente



ActionCOACH Lic María Inés Morán
Dentro de las relaciones con los clientes, muchas veces comercializamos productos o servicios que ameritan  mantener una comunicación fluida con los usuarios y consumidores, y es ahí donde, a veces, un excelente servicio de ventas se ve empañado.
Una de las estrategias para serles fiel a tu clientela, y que se sientan satisfechos con tus productos o servicios, es el tener donde acudir en caso que requieran alguna atención post venta. ¿Quiénes de ustedes no prefieren comprar en aquellos comercios donde encuentran una mano amiga que los guíe en la adquisición de su producto?
Pongamos el ejemplo de Guillermo, quien tiene una empresa de instalación de cámaras de seguridad a comercios y hogares. Se sentía abrumado por la cantidad de clientes a quienes debía explicarles una y otra vez el funcionamiento de sus sistemas de seguridad, cómo  manejar las grabaciones que van surgiendo e, incluso, la forma de acceder a archivos. Cuando llegó a mi oficina, estaba a punto de cambiar de ramo porque no sabía cómo manejar el servicio de postventa que implicaba su emprendimiento.
Durante doce meses, trabajamos juntos en mejorar su sistema de ventas, marketing, estructura, equipo, empleados y se "aceitó" todo el engranaje de su empresa. Saneamos completamente su comercio y diseñamos todo un sistema de atención telefónica, y de redes sociales, con empleados entrenados en atención al cliente y social media. Ahora Guillermo está abriendo otras líneas de negocios como blindaje de autos y puertas de seguridad. ¡Tuvo un crecimiento exponencial!.
Te dejo estas sugerencias:

  • Asegúrate de que tu comunicación con el cliente sea sistematizada -No dejes nada al azar-

  • Establece un sistema de comunicación standar (correo electrónico, línea telefónica, redes sociales)

  • Debes colocar días y horario de atención

  • Llama tu mismo a los clientes VIP para intercambiar opinión sobre el comportamiento del producto o servicio.

Estos son solo ideas que puedes adaptar a tu propio negocio. De lo que estamos hablando es de lograr que tu cliente se sienta tan extraordinariamente satisfecho que no dude en recurrir a tu empresa si requiere de otro producto similar o complementario.
Para que los clientes te compren más cosas y más seguido, se requiere ser audaz en los métodos para atraerlos de nuevo. El comerciante clásico se sienta a esperar que regresen, un emprendedor moderno sabe que tiene una mina de oro en cada cliente, si lo mantiene satisfecho y comprando toda su vida. ¡Sé que no dejarás pasar la oportunidad!