sábado, 13 de junio de 2015

¿Qué hace que una Persona sea Atractiva?



ActionCOACH Lic. María Inés Morán
Y no me refiero al físico de la persona sino a esas cualidades, a ese “no sé qué” que tienen tantas personas que las hacen querer estar con ellas y las convierten en imanes.
Tengo la fortuna de tener dos grandes amigos empresarios, cuyos nombres son Héctor y Jacobo. Digo sus nombres porque, cuando te refieres a algo positivo, no hay problema en divulgarlo. Con ambos he tenido la oportunidad de convivir no solo en el aspecto de negocios sino con sus familias  y mi familia y he percibido que este carisma se presenta en todos los ambientes.
Una vez, hablando en voz alta con mi esposo, me dije: ¿qué tienen ellos que todos deseamos invitarlos a reuniones con sus esposas, oír su opinión o simplemente darle una llamada para saber cómo van las cosas? En ese momento comencé a reflexionar no solo en ellos sino en otras personas que me he topado en mi vida que se ganan el bien merecido mote de “encantador, simpático o un tipazo”.
Luego de pensarlo varias veces he llegado a la conclusión que existen ciertas habilidades y actitudes que, con compromiso, podemos llegar a adquirirlas. He aquí  las Top7 que, en mi experiencia, considero básicas para ser atractivo:
1.    Sonríen: en cualquier situación que amerite sonreír. Al saludarte, al despedirse o para ser énfasis de una situación positiva y aun en las negativas.
2.     Modesto: es decir el antónimo de “egocéntrico”. Estas personas no están hablando todo el tiempo de ellas, lo contrario, se interesan en los demás, preguntan cómo van tus cosas y casi nunca interrumpen diciendo que ellos ya han hecho tal esto o aquello.
3.    Positivos: cuando hablan del clima, política, economía, negocios, etc., sus comentarios van hacia el lado bueno de todo.
4.    Respetuosos: de las normas, de los acuerdos y del tiempo de los demás.
5.    Ayudan: en lo que puedan te brindan su apoyo tanto moral como físico.
6.    Visionarios: piensan en el futuro y normalmente lo ven prometedor.
7.    Humanos: entienden los sentimientos que mueven a las personas, tanto buenos como malos, convirtiéndolos en personas que no se erigen como jueces de los demás.
Si ves que algunas de estas cualidades ya tienes, ¡felicidades! Y para aquellas que desearías tener, entonces te tengo una buena noticia: con disciplina y compromiso llegarás a convertirte en aquella persona que todos desearán tener de amigo, confidente, socio y sentirse afortunados que estés presente en sus vidas.