jueves, 18 de diciembre de 2014

Dos maneras de vivir

ActionCOACH Lic María Inés Morán

Existen dos formas de vivir la vida, que encierran dos filosofías totalmente diferentes y pueden ofrecerte resultados inesperados o los deseados, según cuál se escojas.

Si  llevas una vida que transcurre respondiendo a los acontecimientos según vayan saliendo, sin duda te llevara por un camino. Imagina que van pasando los días, los fines de semana, y dependiendo de la estación del año, la edad con la que cuentas o tu humor, vas desarrollando actividades y con ellas van tus alegrías, penas, triunfos y fracasos, tal cual van emergiendo cada día, o cada año, como un barco a la deriva en las aguas de la  existencia.

Pero hay otra manera de vivir, teniendo un control de nuestro presente, la planificación de nuestro futuro y la responsabilidad de nuestros actos. Se trata de manejar tu Plan, que te conducirá por el camino que has proyectado para ti en tu trabajo o la vida familiar y que te hará ser más consciente de tu ahora  para alcanzar todo lo que desees. Te pregunto, ¿Cuál de estos dos grupos crees que avanzará más rápido en la vida?

En el pasado, los aviones hacían sus recorridos sin mayores instrumentos de navegación, volaban a baja altura y tenían un desempeño bastante más limitado que el actual. Los avances de la aeronáutica otorgó fiabilidad a los vuelos con la incorporación de instrumentos de navegación que permiten conocer la altura, la velocidad, la presión, posicionamiento satelital, y así llegar mejor y más rápido a su destino, recorriendo mayores distancias a mayor altura de vuelo. Hoy en día no hay ningún vuelo que parta a su destino sin un Plan, y por eso la gran mayoría culmina con éxito su recorrido.

Pues si quieres “volar más alto” y llegar a donde sueñas, debes apegarte a tu propia ruta de navegación, que no es otra cosa que visualizarte no solo durante un día o una semana, sino lo que deseas alcanzar en 5,  10 o 20 años más adelante. Alejandro De Gyves, Director general de ActionCOACH de Iberoamérica, dice:  “planear tu vida aumentará la posibilidad de alcanzar tus metas, el no planearla hará extremadamente difícil que lo logres”.

Ahora bien, si quieres alcanzar metas mas lejanas ¿por donde empiezas?.  El primer paso es saber fijar una meta y qué es lo que lo diferencia de un simple sueño. Si realmente quieres lograr ese algo que llevas año tras año deséandolo debes escribirlo y comprometerte con tu Plan, que no es mas que plasmar tu visión a largo plazo y fijas una serie de acciones para alcanzarlo.

El método S.M.A.R.T., por sus siglas en inglés,  te ayuda a que tus deseos e ilusiones comiencen a transformarse en verdaderas acciones, por eso este método, delinea cinco características que se deben cumplir para alcanzar tus metas.

Específico (Specific): En primer lugar hay que ser específico en delinear las metas que queremos a lo largo de nuestra vida. No hagas enunciados vagos, tal como “quiero vender mas”, sustituye esto “por quiero vender X mas, de tal producto”. ¿qué tal?, ¿ te suena mejor?.

Medible (Mensurable): Debes establecer una metodología para medir los progresos, si no puedes medirlos es más difícil  conocer el avance que has realizado hacia tu meta. ¿Cuánto?, ¿Cómo? Cuándo? , son al menos preguntas que en este aspecto debe responder tu meta.

Alcanzable (Achievable): En ocasiones nos ponemos metas que escapan de  nuestras manos, por lo que son ilusiones más que objetivos concretos. Hay que analizar si cuentas con las herramientas que hagan posible alcanzarla. Escuché una vez a una personas decir que quería estudiar inglés, pero inmediatamente se corrigió
 y dijo que quería estudiar varios idiomas. ¿Cuánto crees que aprendió al final del año?, ¡nada!. Interesante, ¿no crees? 

Realista (Realistic):  Tienen que ser objetivos reales, en ocasiones establecemos objetivos que atentan contra la genética, o contra las leyes de la economía, o de la física. Es decir, cosas que no pueden ser alcanzables en realidad.

Lapso (Timed): La meta debe manejarse en un lapso definido, con un principio y con un fin, y debes procurar que el lapso de tiempo que estableces no sea tan corto que te frustre cuando no lo consigas, o tan lejos que no tengas para cuando alcanzar tu objetivo.


Cuando elaboras un plan de vida que está acorde con tu propósito,  pero que esta escrito en forma de metas inteligentes (smart), conocerás que es exitoso por la cantidad de felicidad que te está aportando. Acostúmbrate a hacer referencia continuamente a tu plan de vida, a observarlo periódicamente y comprometerte con él, te aseguro que tendrás una vida y negocio mucho más plenos y avanzarás tan rápido como deseas.