domingo, 14 de diciembre de 2014

Hablemos sobre decidir en los negocios

ActionCOACH Lic María Inés Morán

Nuestra vida es el compendio de las decisiones que hemos asumido. Las opciones que tenemos nos han hecho inclinarnos hacia alguna de ellas pero esto nos abre el camino de nuevas opciones, lo que conlleva a una  nueva decisión y así sucesivamente.  En el mundo de los negocios, nuestras buenas o malas decisiones terminan diseñando el rumbo que toma nuestra empresa y con ella el futuro financiero de nuestros empleados y el propio.

Las decisiones correctas asumidas en el tiempo adecuado, es un aspecto crítico para el avance de tu empresa, por lo que deben  basarse en un análisis de la información que tengamos al respecto. No podemos dejar que sea la intuición o el azar quien defina el futuro de tu estabilidad monetaria.
En muchos aspectos, dirigir una empresa es comparable a participar en un deporte profesional, en el cual se llevan estadísticas, se siguen las distintas estrategias y movimientos de acuerdo al juego desarrollado por el equipo contrario y al final se analiza si la decisión resultó la mejor para el éxito del partido.

El método científico clásico nos enseña que primero hay que definir exactamente el problema, delimitándolo de la mejor manera posible. Posteriormente se debe recaudar toda la información de la que podamos disponer: tendencias del mercado, análisis del contexto público o interno, situación contable o financiera, experiencias anteriores si las hay, todo lo que nos pueda ampliar el análisis antes de decidir. El fundador de ActionCOACH a nivel internacional, Brad Sugar, lo denomina “Maestría en los reportes”: Conocer mis números cada día, semana y mes para poder tomar decisiones para el futuro.

Es el momento de definir las diferentes opciones de toma de decisiones con la que contamos. Tenemos formas de hacerlo: racional, asumiendo las ventajas y desventajas; intuitivo, cuando no hay mucho tiempo para la recaudación de información y se requiere una actuación inmediata, o la persona tiene una sensación que no proviene directamente de un motivo racional; de crisis que se asume en momentos de contingencia; grupal cuando se maneja un equipo de análisis, o cualquiera de los modelos de toma de decisiones que abundan en la teoría sobre las finanzas. Lo importante es que tengamos la capacidad para proyectar las diferentes opciones claramente.

Al decidir el camino a tomar, no sólo debe ser el que consideremos más ventajoso, sino que tienen que entrar en juego los valores personales o empresariales que guían la organización y sus líderes, para no caer en prácticas que luego puedan convertirse en nuevas preocupaciones por el choque con nuestra conciencia.

La revisión de los resultados, nos permite evaluar las consecuencias directas del camino que asumimos. Es la manera de aprender a hacerlo mejor en nuestro negocio y evitar repetir errores.
Imagina que acuerdas asumir una campaña publicitaria en medios impresos para tu producto que dure dos semanas, con una inversión de US$ 1.000,oo. El resultado directo de esa campaña fue la de captar para tu producto cinco personas, lo que podría parecer una cifra muy baja ante las expectativas que inicialmente tenías.

Pareciera que la decisión lógica sería no repetir esa inversión puesto que atrajo sólo cinco personas, no obstante si involucras otros indicativos en tu toma de decisiones, comienzas a conocer que de esas cinco personas iniciales, tres concretaron la compra, y cada una gastó 2 mil dólares en promedio, (6 mil dólares de ingresos en total) con un margen de ganancia de 50%.
Así te das cuenta que tienes una ganancia de 2 mil dólares luego de descontar la inversión en publicidad. Quizás sea buena idea continuar con esta estrategia publicitaria que te generó ganancias aceptables para tu negocio. A pesar de que pocos te compraron, tuviste utilidad aceptable con la publicidad, por tanto, ¿Por qué quitarla?

 En ActionCOACH creemos que la clave para mantener un buen negocio es la correcta toma de decisiones. El asumir el camino adecuado para la empresa definitivamente nos ofrecerá ventajas competitivas frente al resto del mercado. A veces no son las vías más fáciles, pero en todo momento debemos sentir que son los mejores caminos que nos guiarán en el logro de los objetivos que nos trazamos.


Dentro de la toma de decisiones, son importantes tanto los aspectos racionales que entran en juego, como aquellos que son intangibles producto de la intuición que puedas tener al respecto. Ten en cuenta que en la medida en que puedas medir y registrar la mayor cantidad de aspectos de tu negocio, te permitirá analizar mucho mejor el panorama que tienes ante ti y tomar la decisión correcta. Adelante, ¡Eres el dueño de tu futuro!.