sábado, 8 de agosto de 2015

7 Aspectos de la Cultura Japonesa que he Aprendido



ActionCOACH Lic María Inés Morán
Al hablar de Japón nos imaginamos exóticos paisajes naturales que contrastan con modernísimas ciudades, donde todavía se observan geishas y sus casas de té, inmensos luchadores de sumo y fabulosos rascacielos  e importantes centros de tecnología. Su capital, Tokio, es la mayor área metropolitana del mundo, con más de treinta millones de residentes.
Tuve el privilegio de visitar a mi hija, que está cursando estudios en este archipiélago de 6852 islas, por lo cual pude recorrer sus calles y mercados fuera del circuito turístico y, de esta manera, conocer un poco de su estilo de vida. Me llamaron la atención siete aspectos de su cultura que quiero compartir con ustedes que, según concluyo, es, en parte, lo que conforma una Nación de gran impacto económico mundial.
1. EFICIENCIA: La palabra Kaisen significa "mejora continua que involucra a todos” y esto es justamente lo que se observa a lo largo de Japón. Extraordinarios ejemplos son el tren bala que trabaja bajo "levitación magnética", sí, literalmente suspendido en el aire, a velocidades increíbles; los edificios con paneles solares; las máquinas expendedoras de golosinas; las escaleras mecánicas; todo es un sistema destinado a funcionar lo más eficientemente posible.
2. EDUCACIÓN: Además de los altos estándares educativos, resaltan los modales, que acompañan a los japoneses en cualquier circunstancia o nivel educativo.  La expresión "arigato gozaimasu"(muchas gracias) se escucha en todos lados a cada momento, acompañada de una sonrisa, mirándote a los ojos o haciendo una reverencia. De los países en los cinco continentes que he tenido la fortuna de conocer, Japón es el que ha demostrado exhibir mayor cortesía. En una oportunidad, estábamos buscando un templo, y una persona que estaba en su casa, al vernos perdidos insistió en guiarnos hasta el lugar  transportándose en su bicicleta y sin aceptar ninguna retribución.
3-LIMPIEZA: Los espacios para desechos de basura son casi inexistentes, sin embargo no encontrarás ningún papel tirado, algo sucio o deteriorado. Impresiona el Metro, las calles, parques, y cuando hay un vertedero de basura, verás muchos pipotes, cada uno para un desecho diferente y un inspector asegurándose que estés clasificando bien tus desperdicios.
4-RESPETO A LAS INSTITUCIONES: A las figuras de autoridad, a los miembros de su monarquía, a los operadores de los transportes, a los policías, les profesan un respeto que no parece basado en el temor, sino en la consideración a su jerarquía u oficio.
5-USO DE LA TECNOLOGÍA: Con la que minimizan el empleo de mano de obra. Los despliegues tecnológicos no se detienen en las telecomunicaciones o el transporte masivo. Algunos restaurantes sustituyeron gran parte de la interacción con los mesoneros gracias al empleo de tabletas electrónicas en las mesas desde donde escoges exactamente lo que quieres comer. Incluso la tecnología se manifiesta en el WC, con calentador de asiento, entre otras tantas funciones.
6-SERVICIO AL CLIENTE: Manejan exactamente lo que es la satisfacción total del cliente, con dependientes que nunca están distraídos sino prestos a servirte, de manera que, cuando les solicitas un servicio, buscan lo que les pides trotando y, al momento de cancelar, te reciben el pago con ambas manos,  explicando exactamente a cada momento el monto de tu compra, qué es lo que estás adquiriendo y, por supuesto, siempre culminan con el arigato gozaimasu en una profunda reverencia.
7-CALOR HUMANO: La tecnología o masificación de sus servicios públicos, sin embargo, no les hace perder el cuidado hacia los ancianos, los ciegos, los niños, y otros. Por todos los lugares pude observar el trato preferencial hacia esos grupos: en los parques, los trenes, en las salas de espera, en los bancos y  un camino amarillo, con relieve, cruza casi todos los centros comerciales, sitios públicos y calles para guiar en su camino a los invidentes.
No puedo dejar de relacionar estas costumbres tan arraigadas con el progreso nipón, que es el cuarto mayor exportador e importador de mercancías y la tercera mayor economía de acuerdo a su PIB. Me traigo de Japón, además del abrazo y el cariño de mi hermosa hija, el convencimiento de que en Latinoamérica podemos tropicalizar muchas de sus costumbres para seguir construyendo nuestros países.