jueves, 13 de agosto de 2015

La Historia de Luis, el Empresario que Nunca lo Fue



ActionCOACH Lic María Inés Morán
Luis es un español que emigró a Latinoamérica siendo muy joven, se enamoró y formó familia  en estos tropicales lados, donde inició un negocio de venta, instalación y servicio de aires acondicionados industriales. Ya con más de 30 años en el ramo, puede decirse que ha sido una empresa exitosa, en cuanto a que ha conseguido mantener a su familia, pero lo cierto es que Luis, quien se desempeña como gerente general,  solo tomó vacaciones cuando sufrió un percance  cardíaco que lo obligó a someterse a una delicada operación.  
Luis pertenece a esa clase de emprendedores quienes piensan que "si quieres que el trabajo esté bien, tienes que hacerlo tú". Su esposa se lamenta que van tres décadas sin pasar algunas  semanas de vacaciones  junto a su esposo, siempre pendiente del trabajo.
Resulta lamentable que Luis no haya podido poner a su empresa a trabajar para él, sino que se quedó, año tras año, casi sin darse cuenta, atrapado en las funciones de una complicada gerencia, sin aprender a formar equipos y entrenar a un excelente profesional para que se ocupe de la conducción del negocio, mientras él disfruta de las soñadas vacaciones y se enfoca en las grandes líneas estratégicas de su empresa.
¿Quieres que la historia de Luis se repita en tu emprendimiento? Aquí te enseño lo que debes hacer para superar la etapa de gerente y  convertirte en un verdadero propietario.

  • Formar equipos: para poder encontrar a las personas adecuadas que conduzcan los sistemas que has desarrollado, para que puedan dirigir tu negocio sin que tú estés presente todos los días. Implica que debes desarrollar la confianza y saber delegar, que es diferente a abdicar de un cargo.

  • Manejar el crecimiento de la empresa: en aspectos como la administración de los recursos, liquidez, suministros,  proveedores, asignación de requerimientos y otros tantos conceptos que desde la gerencia debes gestionar con rapidez y eficacia.

  • Desarrollar habilidades conceptuales: que te permitirán, una vez que dejes atrás la gerencia de tu negocio, poder desarrollar nuevos conceptos, entender las relaciones abstractas que puden darse dentro y fuera de tu empresa.

  • Toma de decisiones: Lo has hecho desde que comenzaste en el mundo de los negocios, pero ahora, a medida que la empresa crece, las medidas que asumas debes aceptarlas con compromiso y rapidez, y además, arrogarte la responsabilidad de los resultados.

  • Crecer en tus ingresos: Si en este momento en que estás manejando todos los asuntos, no están creciendo tus ingresos, quiere decir que estás haciendo algo mal, y es necesario revisar con exhaustividad los sistemas, el equipo , los recursos y las decisiones que has tomado.

No necesitas estar treinta años como gerente de tu negocio para aprender a dominar estas áreas. En la medida en que te vuelvas un experto y entrenes a tu personal, estás a pocos pasos de lograr la independencia financiera y personal que buscas para convertirte en un verdadero dueño de un negocio que se maneja sin tu presencia y te proporcione capital para expandir tus inversiones.  ¿Aceptas el reto y la responsabilidad?