sábado, 15 de agosto de 2015

Elimina el Caos a tu Alrededor



Actioncoach Lic María Inés Morán
Cada cierto tiempo es necesario hacer limpieza en tu casa y tu oficina. Más allá de mantener todo limpio y sin polvo, es preciso que te deshagas de aquellas cosas que ya no usas, o no tienen ninguna utilidad para ti. ¿Guardas algún juguete especial  de tu infancia?, ¿cuadernos de estudios de tu universidad, o quizás de tus hijos?, ¿ropa que hace años ya no te queda pero es "muy bonita"?. La lista puede ser muy larga; si revisas tus armarios, garaje y gavetas, de seguro conseguirás  muchas cosas que al mirarlas te arrancan una sonrisa. Quizás el ticket del teatro donde conociste a aquella persona, o la servilleta donde tu hijo te dibujó en el restaurante. ¿Hace cuánto no usas ese par de zapatos o ese traje,  esperando "la ocasión especial"?

Déjame decirte que acumular cosas que no utilizas, es  muestra de indecisión, dispersión mental  y desorden. Un entorno lleno de todo tipo de objetos tiene un impacto directo en tu ánimo, en tu mente, en el modo de razonar. Por eso es importante depurar, dejar atrás aquello que ya no te es útil, aquello que lo que hace es ocupar un espacio en tu vida sin aportar nada. En esta frase me refiero a objetos inanimados y a aquellas relaciones que tampoco aportan nada bueno y  están en un sitio que puede ocupar alguien que si aporte valor a tu vida.

Una vez una amiga me dijo. "Si no lo has usado durante un año, entonces puedes prescindir de ese objeto". ¡Déjalo ir y abre espacio en tu casa, en tu oficina, en tu mente, en tu corazón! Comprométete con el cambio, comienza un fin de semana y empieza a regalar, a botar, a vender todos esos objetos que ocupan espacio y te ocasionan un entorno desorganizado, amontonado, caótico que te roba energía. ¿Crees que es difícil la tarea?, entonces puedes hacerlo poco a poco: algunos objeto cada día. Así de manera consciente y constante,  puedes recuperar tu espacio y organización.

  • No esperes años para comenzar la reorganización. Puedes asumir fechas específicas, como antes de las fiestas navideñas.

  • Decide si cada objeto es útil, si lo utilizarás en los próximos tres meses o solo representa un recuerdo.

  • No ataques todos los espacios de tu casa u oficina a la vez. Organízate por zonas y tiempo.

  • Mejor hacerlo cuando estés de buen ánimo, e incluso puedes invitar a amigos que te ayuden en la tarea, de esa manera se divierten.

Todo evoluciona y cambia, no temas dejar atrás esos objetos. El acto de organizar tu entorno es el preludio de que vendrán sin duda mejores momentos.  Tu estado de ánimo cambiará. ¿Te imaginas que la mariposa quisiera llevar la crisálida consigo porque le trae recuerdos de cuando estaba muy cómoda en su interior?, así mismo, no te escondas detrás de una montaña de objetos y ¡sal a volar!