sábado, 24 de octubre de 2015

Aprende a Vivir de Nuevo



ActionCOACH Lic María Inés Morán
Cuando leí  las 7 Palabras Mágicas de Walt Disney, entendí que son normas para no olvidar quienes somos dentro de la vorágine de nuestra existencia, y son un recordatorio de las pequeñas cosas que tenemos que mantener para conservar el equilibrio completo.
Aunque los hábitos  le dan esquema y solidez a nuestra vida, ¿sientes que estás atrapado en una rutina? Muévete, dice Disney, CAMINA, sal por las montañas, sal de la rutina de tu trabajo, cambia tu perspectiva. Acércate a aquellas personas con las que puedas ser auténtico y nutran tus sueños más locos.
¿La actividad que llevas a cabo cada día te ha quitado tiempo para oír  tu alrededor? Entonces ESCUCHA a la gente, lo que realmente están diciendo. Escucha tu voz interna, esa que sólo percibes cuando la confusión de cada día disminuye. Oye el susurro de las hojas, el llamado de las ranas, el crujido de la madera ardiendo en tu chimenea. Escucha con tu corazón y siempre aquello que nunca es hablado.
¿Hace cuanto que no abrazas a tu familia? Walt Disney nos invita a TOCAR tu propio cuerpo, acariciar tu gato, besar a la gente en la mejilla. Saborea la sensación de un pañuelo de seda, de una pieza de madera, de las diferentes texturas. TOCA el musgo, las cortezas, las rocas y el agua. Mientras más lo hagas te sentirás más a gusto con el placer de tocar.
SIENTE el dolor, experimenta el gozo, hasta que creas que vas a evaporarte. Permítete reír hasta que te duela, siente el amor desde lo más profundo de tu corazón. Ríndete a la sensualidad de la vida. Enójate y expresa tu furia, si es el caso, pero hazlo a solas. Si no sientes de verdad, no estás vivo.
¿Cuánta confianza en tí mismo tienes?, porque otra de las palabras mágicas es: CONFÍA en tus habilidades, en tus capacidades, que te pueden llevar más allá de tus sueños. Tú sabes lo que necesitas saber. Detén tus dudas. Aquella cosquilla interna es tu más alta verdad y ella te servirá del mejor modo. Te arrepientes cuando desconoces o niegas tu intuición. Tú y sólo tú, sabes lo que es mejor para ti.  Si no confías completamente en ti, te conviertes en moho.
 ¿Sientes en ocasiones que los eventos de tu vida están desarrollándose con una rapidez tal que estás dejando de lado algunas cosas básicas? Pues no pierdas más tiempo y REÚNETE con aquellos a quienes amas, conversa y habla, lee en voz alta para otros. Celebra que tu cabello, tu piel, tu cuerpo y tus historias son diferentes a las de los otros y a su vez son completamente parecidas. Cocina y come en compañía.
La última palabra mágica de Disney nos invita a abrirnos, a RECIBIR: abre tus manos para que sean llenadas con abundancia. RECIBE todas las cosas buenas que mereces y recuerda mostrar gratitud por tu vida. Acepta los cumplidos con gracia. La voz que necesitas oír, el abrazo, ese momento para conversar, la comida en tu mesa, el dinero que necesitas, siempre serán suministrados.
La magia de estas palabras es que en su acción encontrarás la satisfacción de sentirte vivo, de expresar tu amor, en conectarte con tu espiritualidad y tener la oportunidad de reconciliarte con las cosas sencillas de la vida que a veces dejamos de lado. ¿Lo intentas?